Cuidado de la piel

Cremas de noche

La piel del rostro necesita una serie de cuidados especiales conforme a la edad, el tipo de piel y hasta la época del año en al que nos encontramos. También es importante seguir un tipo de tratamiento para el día y otro para la noche. Precisamente en este artículo nos queremos centrar en las cremas para el cuidado de la piel durante la noche.

Grandes aliadas de la piel

La piel sufre continuos ataques durante todo el día. El sol, la contaminación o el estrés pueden causar graves daños tanto a nivel interno como externo. Pero al llegar la noche, la piel se relaja. Y es el momento idóneo para someterla a una regeneración profunda.

Dependiendo de la edad, se puede escoger la crema de noche conforme a diferentes criterios. Cada una de las fórmulas se prepara para atender las necesidades del modo más apropiado. Por ejemplo, para una piel joven puede ser suficiente con una crema hidratante, que le ayudará a prevenir el envejecimiento. Una piel más madura necesitará además algo que aporte una acción contra las arrugas.

Las cremas de día no son adecuadas para realizar estas acciones en profundidad, pero las de noche estás desarrolladas específicamente para rehidratar y regenerar la piel, ya que sus compuestos se valen del proceso natural de esta durante el sueño para potenciar los efectos de las células del cuerpo en las tareas de recuperación y reparación de los daños producidos durante el día.

Cómo aplicar adecuadamente una crema de noche

Con el fin de obtener los mejores resultados, lo ideal es seguir un tratamiento completo en tres pasos: limpieza, tónico e hidratación.

Lo primero es hacer una profunda limpieza, usando una loción que elimine la grasa y las impurezas acumuladas durante todo el día. Así la piel estará bien limpia y preparada para recibir el resto del tratamiento y que funcione mucho mejor.

Tras la limpieza, un tónico hará que aquellas impurezas que todavía no se hayan eliminado lo hagan, además de que la piel se reafirmará. (Tónico revitalizante Herbalife Skin)

Finalmente, aplica la crema de noche por todo el rostro y el cuello. Evita el contorno de los ojos, ya que se trata de una zona muy sensible que necesita atención especial.

Así conseguirás tener una piel bien hidratada durante toda la noche, y cuando te levantes por la mañana podrás ver cómo estás en las mejores condiciones para enfrentarte de nuevo a los desafíos que te esperan todo el día.

La textura de las cremas de noche modernas es muy agradable y ligera. No tendrás sensación de llevar encima algo parecido a una mascarilla, que parece que la piel no será capa de absorber aunque pasen horas. Las fórmulas de hoy buscan sobre todo que los efectos empiecen cuanto antes, y que la piel reciba todos los beneficios posibles en apenas unos minutos. Así podrá trabajar y conseguir los efectos deseados.

Eso sí, es importante elegir el tipo de crema adecuado conforme a la edad y las condiciones específicas de cada piel. Los efectos de unas u otras cremas en función de si el rostro es más joven o maduro, seco, graso o mixto, serán totalmente diferentes. Así que lo ideal es consultar e incluso probar para saber cuáles son las que mejor te sientan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola 👋🏻
Soy Saray ¿En qué puedo ayudarte?
Powered by