¡Dichoso dolor de espalda!

Casi todo el mundo ha sufrido en algún momento de dolor de espalda. Según los médicos es una afección muy frecuente y se puede deber a muchas causas, por ejemplo trabajar sentado muchas horas en mala postura, alguna lesión mientras se hace ejercicio, movimientos bruscos, no descansar bien, estar por encima del peso ideal, cargar con mucho peso de mala manera o incluso por el uso de los tacones. También puede ser por culpa de enfermedades como la artritis. Venga de donde venga el dolor, hay cosas que pueden aliviarlo e incluso prevenir que aparezca de manera tan horrible, más allá de las lociones y ungüentos.

Algunos consejos

Para aquellos a los que el trabajo les obliga a estar muchas horas sentados frente a un ordenador, deben aprender a sentarse correctamente. Puede parecer cosa de risa, pero no siempre nos sentamos como deberíamos. La espalda debe quedar recta y hay que tener los codos apoyados, en esto también juega un papel importante la silla que utilicemos. Debe ser una silla cómoda, que nos ayude a tener la postura correcta. Además es necesario que, de vez en cuando, uno se levante y haga algunos estiramientos.

Cuando se va a coger una caja del suelo, nunca hay que levantarla con la espalda sino con las piernas, hay que ponerse en cuclillas y levantarse, nunca hay que forzar la espalda porque esto hará que tengamos esos dolores y podrían llegar a ser lesiones que duren siempre.

Un buen masaje con crema hidratante puede aliviar muchas veces la tensión acumulada en el cuerpo. Así que si tienes la oportunidad de que te lo den, no renuncies a ello. Además, es muy agradable.

¿Pueden sufrir los niños dolores de espalda?

La respuesta a esta pregunta es que sí. Los niños pueden sufrir dolores de espalda. Cuando van al colegio van cargados de libros y otros utensilios que necesitan para estudiar, y esto hace que las mochilas que llevan vayan muy cargadas y el peso se lo echan sobre la espalda. De ahí vienen luego los dolores.

Lo primero que tienen que hacer para evitar esos dolores es llevar la mochila colocada correctamente, cerca del cuerpo y sujeta para que no se mueva. De esta manera se evita que el peso le vaya dando golpes. Aunque la mejor solución para que los niños vayan con sus mochilas sin problemas es que se valgan de una mochila con ruedas, que son fáciles de transportar para ellos y no les causarán ningún daño.

“Me he hecho daño haciendo ejercicio”

Y no solo haciendo ejercicio. A menudo, con movimientos tan cotidianos como coger el bote de suavizante para el cabello o el champú en la ducha, podemos hacer movimientos extraños que nos provoquen dolores.

Es muy normal que cuando uno no sabe hacer correctamente un ejercicio se pueda hacer daño, para todo hay que aprender las reglas, es mejor que al ir al gimnasio, preguntes a algún entrenador personal cual es la mejor manera para realizar los ejercicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola 👋🏻
Soy Saray ¿En qué puedo ayudarte?
Powered by